tipos de cartuchos de tinta

Cuando usamos mucho una impresora en nuestro negocio, siempre buscamos la forma más económica de encontrar cartuchos. Dependiendo del trabajo que realicemos, esto puede ser un error, ya que la calidad debe premiar por el encima del precio en la mayor parte de las circunstancias.

Los cartuchos de tinta son imprescindibles para el proceso de impresión, así que es importante tener toda la información posible sobre los tipos y cómo elegirlos.

¿Cómo funcionan?

Pues el cartucho podría decirse que es un depósito de usar y tirar en el que guardar la tinta. La impresora cuenta con varios cabezales situados sobre un mecanismo que desplaza el papel para la impresión. Gracias a un mecanismo de presión y capilaridad, se permite que el papel absorba la tinta. El funcionamiento de este mecanismo funcionará en base a la rapidez de los cabezales y a la cantidad de tinta que haya en los cartuchos.

Tipos de cartuchos de impresora

Entre los cartuchos de impresora, existen varios tipos, de los cuales tendrás que seleccionar el que consideres que se adapta más a ti, a tu impresora y a tu bolsillo. Pero siempre, recuerda que la calidad es lo que debe premiar en tal decisión. Estos son:

Cartuchos originales

Se trata de los cartuchos de la marca de la impresora. es el propio fabricante el que los elabora y por tanto no surgirán problemas de compatibilidad. Es cierto que son un tanto más caros pero no hay margen de error y ofrecen una mejor eficacia y calidad en el resultado.

Cartuchos compatibles

Estos son los que podríamos llamar cartuchos de marca blanca, cartucho que elaboran otros fabricantes, más económicos pero compatibles con impresoras de primeras marcas. Ofrecen calidad de impresión, aunque un tanto menor a los originales. Sin embargo, a simple vista no es notoria. ¿Cuál es el problema? Que te arriesgas a ver un mensaje de error cuando lo pongas y una vez abierto no tiene devolución.

Cartuchos reciclados

Estos son cartuchos que en su día fueron reciclados pero que se rellenaron con tinta. ¿Qué ventaja tienen? Que no habrá mensajes de error con la compatibilidad, que te ahorrarás más de un 60 % y que, además, estarás colaborando en cuidar del medioambiente.

Con respecto a las tintas, existen dos tipos:

La pigmentada. Se trata de una tinta resistente al agua y más duraderas. La desventaja es que es más cara y no ofrece un brillo y color vibrantes como la colorante. Colorante. Es más barata y aunque no es más permanente y se corre más fácilmente que la pigmentada, pero es algo que sucede en situación que difícilmente se dan en el día a día.

En base a esta información, ya estás preparado para elegir los mejores cartuchos para tu impresora. ¿Ya te has decidido?